Sonia Juárez: Bailarina de La Época de Oro del ballet guatemalteco

Por: Miranda Mazariegos

En celebración de los 70 años del Ballet Nacional de Guatemala y en memoria del reconocido bailarín Richard Devaux, tuvimos la dicha de conversar acerca de los inicios del Ballet Nacional con Sonia Juárez de Devaux, balletista guatemalteca cuya trayectoria como bailarina, maestra y directora es admirable e inspiradora.

Sonia Juárez de Devaux, primera bailarina del Ballet Nacional de Guatemala durante La Época de Oro.  Fotografía: Diario de Centro América (2018).

Sonia Juárez de Devaux, primera bailarina del Ballet Nacional de Guatemala durante La Época de Oro. Fotografía: Diario de Centro América (2018).

Sentada en la sala de su casa, Sonia recuerda los tiempos cuando comenzó a bailar. Aunque ella se jubiló del Ballet Nacional de Guatemala hace mucho tiempo, la danza sigue siendo una parte muy importante de su vida.

“Ha sido una forma de terapia,” dice, refiriéndose a las clases de ballet que da por las tardes en La Escuela Nacional de Danza. Su esposo y pareja de baile, Richard Devaux, falleció apenas hace unos meses, y el ballet ha sido para ella un escape del duelo.

Richard y Sonia se conocieron cuando ambos bailaban en el Ballet Nacional de Guatemala, en la época que se conoce como La Época de Oro del ballet guatemalteco, a finales de los años 60.

“Se consideraba la tercera compañía latinoamericana y era el ballet que se podía presentar en cualquier lado,” dice Sonia, “Hicimos giras centroamericanas, fuimos a Colombia, fuimos a México, Miami… El ballet era considerado una compañía de técnica alta.”

El Ballet de Guatemala comenzó en 1948 y en julio de ese mismo año hicieron su primera presentación en el Teatro Capitol, ubicado en el centro de la ciudad capital, el cual se convirtió en el Cine Capitol y luego en el Centro Comercial Capitol, después del terremoto del 76. A pesar del crecimiento de la danza durante la década de los 40, todavía no se hacía conscientemente. Es decir, el arte se hacía por gustos personales, pero no tenía fines formativos o educativos.

Marcelle Bonge de Devaux, Fundadora del Ballet Nacional de Guatemala.  Fotografía: El Ballet de Guatemala, Revista Galería No. 41, Fundación G&T (2012).

Marcelle Bonge de Devaux, Fundadora del Ballet Nacional de Guatemala. Fotografía: El Ballet de Guatemala, Revista Galería No. 41, Fundación G&T (2012).

Eso cambió gracias a dos maestros belgas, Marcelle Bonge y Jean Devaux, quienes vinieron a Guatemala como refugiados de la Segunda Guerra Mundial. Después de haber fundado una compañía de baile exitosa en Bogotá, se trasladaron aquí y comenzaron a ofrecer clases de danza profesional.

En 1948, Bonge y Devaux intentaron llevar a un grupo de guatemaltecos a un festival de baile en Nueva York. Reunieron a los bailarines y los prepararon para el viaje, pero a última hora se canceló el viaje por razones desconocidas. En su lugar, solicitaron fondos gubernamentales para organizar la primera presentación del Ballet Nacional de Guatemala. El gobierno se los concedió sabiendo que los maestros habían sido exitosos en Colombia y querían que se fomentara la danza de igual manera en Guatemala.

Desde entonces, Bonge y Devaux comenzaron a formar el Ballet Nacional de Guatemala. Trajeron expertos de Bélgica para que compartieran su enseñanzas con los balletistas guatemaltecos y, tan solo un par de años después, el Ballet Nacional de Guatemala ya se posicionaba junto a otras grandes compañías internacionales.

“Fue como un abrir de ojos; la danza es más que lo que hay acá y la danza se puede llevar más lejos. No tiene límites,” dice la bailarina Brenda Arévalo en un documental sobre la historia del ballet producido por la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH).

Años después, alrededor de 1962, vino Antonio Crespo, un guatemalteco que viajó por el mundo bailando para el Ballet Nacional de Cuba. Ese año, Crespo ingresó al Ballet Nacional de Guatemala como Director y, a la vez, Sonia, quien apenas tenía 13 años, ingresó como bailarina profesional.

Habiendo crecido en casa de artistas, Sonia siempre estuvo expuesta al arte, la música y la exigencia que requería sobresalir en estas disciplinas. A pesar que la compañía de ballet era jóven en aquel entonces, con bailarines de aproximadamente 12-25 años, los horarios eran exigentes y se esperaba que los integrantes fueran muy disciplinados.

“Teníamos la obligación de recibir la clase de la escuela todavía, y hacíamos el ensayo del Ballet de siete de la noche a diez. O sea que todo el día estábamos allí,” dice Sonia.

Poco tiempo después, cuando Sonia entraba en la adolescencia, la exigencia de la danza la comenzó a afectar y quiso dejarlo. Su madre, quien entendía el cansancio de su hija, le dio la oportunidad de dejar de bailar si eso era lo que quería. Sin embargo, como digna adolescente, cuando bailar dejó de ser una obligación, se dio cuenta de lo mucho que le gustaba y decidió quedarse en la compañía.

Antonio Crespo, Director del Ballet Nacional de Guatemala durante La Época de Oro (1962-1974).  Fotografía: El Ballet de Guatemala, Revista Galería No. 41, Fundación G&T (2012).

Antonio Crespo, Director del Ballet Nacional de Guatemala durante La Época de Oro (1962-1974). Fotografía: El Ballet de Guatemala, Revista Galería No. 41, Fundación G&T (2012).

Bajo la dirección de Crespo, el Ballet Nacional de Guatemala puso en escena algunas de las obras más famosas del mundo, como El cascanueces, El lago de los cisnes, entre otras. Crespo tuvo la oportunidad de viajar a Cuba, donde aprendió de grandes maestros el estilo de baile, el montaje de grandes obras y una técnica muy profesional. Con esas nuevas experiencias, Crespo formó una nueva generación de bailarines en Guatemala.

“Todos los bailarines en esa época estaban porque amaban la carrera,” dice Reyna Silva en el documental de la PDH. “Realmente nos nacía ser bailarines y darle mucha proyección al país,  porque lo sentíamos.”

El Ballet Nacional no solo era exitoso en Guatemala, si no también internacionalmente. Como compañía, el Ballet hizo giras por toda América y varios de sus mayores expositores ganaron becas para ir a estudiar al extranjero.

A los 15 años, Sonia y otra compañera obtuvieron una beca para ir a bailar a Alberta, Canadá en una de las mejores compañías de allá: El Gran Ballet Canadiense. Años después, el terremoto de 1976 destruyó gran parte de Guatemala y Sonia sentía la necesidad de irse del país. Desesperada, llamó a un maestro de baile que le había dado varias oportunidades en el pasado y le pidió ayuda para abrir puertas fuera de Guatemala.

Sonia tuvo la suerte que su maestro estaba por convertirse en el Director del Alberta Ballet Company en Edmonton y Calgary, Canadá y le ofreció un trabajo tanto a ella como a su esposo Richard. Juntos se fueron a Canadá a finales de los 70s. A Richard inmediatamente le ofrecieron un rol principal, pero a Sonia le dijeron que aunque fuera “la cabeza del león en Guatemala, allá era la cola del ratón,” y, por ende, le tocó empezar de cero y trabajar hasta conseguir un rol principal.

“Me sirvió mucho porque lo que logré, lo logré por mis condiciones y mis capacidades, no porque me lo regalaron,” dice Sonia.

A pesar del éxito que tuvo el Ballet Nacional y sus bailarines durante La Época de Oro, todavía se enfrentaba a dos de los obstáculos más grandes de la danza: la falta de presupuesto y el envejecimiento de los bailarines. A pesar que, según Sonia, los salarios de los bailarines siempre eran decentes, el presupuesto era poco para el resto de necesidades, incluyendo vestuario, maquillaje, producción, entre otros.

Asimismo, con la edad, los bailarines pierden su flexibilidad, elegancia y aire. No es lo mismo bailar por horas seguidas para una jóven de veinte y tantos años que para una mujer de más de cuarenta. Además, llega un punto donde las mujeres comienzan a querer formar una familia, pero el embarazo y el ballet son muy difíciles de llevar juntos.

“Está la decisión de ser mujer o ser bailarina,” dice Sonia. “El ballet te deja, la danza te deja. Pero puede ser que en el amor, la oportunidad llegue a tu casa una sola vez.”

Sonia dejó de bailar profesionalmente cuando nació su primera hija, pero nunca se olvidó del ballet. A lo largo de su carrera, fundó una escuela de danza privada junto con su esposo, fue Directora del Ballet Nacional de Guatemala y ahora es maestra de ballet para adolescentes en La Escuela Nacional de Danza.

“La danza en sí pues ha sido parte de nuestra vida. Sigue siendo parte de mi vida, estoy muy agradecida porque salí de La Escuela Nacional de Danza y el Ballet Nacional de Guatemala,” dice Sonia. “Me dieron muchas oportunidades. Soy lo que soy por esas dos. El vínculo siempre existe, el respeto siempre existe, y el agradecimiento, pues allí está.”

Primeros bailarines Richard Devaux, hijo de los fundadores del Ballet Nacional de Guatemala, y Gladis García en "Pájaro Azul" (1963).  Fotografía: El Ballet de Guatemala, Revista Galería No. 41, Fundación G&T (2012).

Primeros bailarines Richard Devaux, hijo de los fundadores del Ballet Nacional de Guatemala, y Gladis García en "Pájaro Azul" (1963). Fotografía: El Ballet de Guatemala, Revista Galería No. 41, Fundación G&T (2012).

Sonia Juárez (izquierda) y Richard Devaux (centro) siendo homenajeado por el Ministerio de Cultura y Deportes (2017).  Fotografía: Prensa Libre, McD.

Sonia Juárez (izquierda) y Richard Devaux (centro) siendo homenajeado por el Ministerio de Cultura y Deportes (2017). Fotografía: Prensa Libre, McD.

Sonia Juárez, primera bailarina.  Fotografía: El Ballet de Guatemala, Revista Galería No. 41, Fundación G&T (2012).

Sonia Juárez, primera bailarina. Fotografía: El Ballet de Guatemala, Revista Galería No. 41, Fundación G&T (2012).

No se pierdan los 3 programas de la Temporada Oficial 2018 del Ballet Nacional de Guatemala en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias:

Giselle | 11-19 de agosto | Sábados a las 19:00 hrs | Domingos a las 17:00 hrs | Q30-50

Programa Variado | 25 y 26 de agosto | Sábado a las 19:00 hrs | Domingo a las 17:00 hrs | Q30-50

Otelo | 1 y 2 de septiembre | Sábado a las 19:00 hrs | Domingo a las 17:00 hrs | Q30-50

Para más información, visiten www.facebook.com/BalletGuate/.